Los constantes cambios tecnológicos han permeado la dinámica tradicional. La economía no ha logrado escapar de las nuevas tendencias, de tal forma que se ha ido transformando en una economía digital globalizada, sustentada en avances de I+D+i.  En este contexto, existen planes de desarrollo y políticas públicas diseñadas e implementadas para ejecutar en determinados periodos de gobierno, que buscan cumplir unos indicadores específicos y permiten identificar oportunidades que le permitan a Colombia ser competitiva ante el mundo.

En este sentido el MinTIC, el Observatorio de Ciencia y Tecnología OCyT y Colciencias, diseñaron la “Línea Base de Indicadores (LBI) de I+D+i de TIC”, que reúne información necesaria para la toma de decisiones que apoyen el fortalecimiento de la infraestructura, el capital humano, la industria y los servicios, entre otros. Esta información será insumo para la posterior medición del impacto y la eficiencia de las intervenciones públicas en el sector.

Los indicadores que conforman la LBI están organizados en siete categorías temáticas:

  • Formación: oferta, demanda y apoyos para la formación.
  • Talento humano: talento humano capacitado para realizar actividades de CTeI.
  • Inversión: recursos económicos destinados para la realización de actividades de CTeI en TIC.
  • Infraestructura: normatividad, instituciones y tecnología disponible para el desarrollo de actividades de CTeI.
  • Gestión de la I+D+i: gestión para la realización de actividades de CTeI en empresas TIC.
  • Producción científica y técnica: producción científica y técnica resultado de las actividades de CTEI.
  • Resultados de innovación: resultados de innovación en empresas TIC.

El Tanque de Pensamiento en TIC, con sus investigadores de staff y aliados (empresarios, académicos e integrantes de los clústeres TIC del país), hizo una revisión de la línea base. A partir de eso establecimos indicadores relevantes para el proyecto:

  • Talento Humano Capacitado para Realizar Actividades de
  • Resultados de Innovación en Empresas TIC NRI: Capacidad de innovación.
  • Montos invertidos para la realización de actividades de
  • Gestión para la realización de actividades de CTeI en empresas TIC.

Con este ejercicio esperamos identificar, desde la mirada de  los diferentes actores del Ecosistema TIC, las temáticas que el Tanque de Pensamiento en TIC debe analizar en I+D+i+E (Investigación, Desarrollo, Innovación y Emprendimiento) para aportar a la generación de política pública que impacten en la competitividad no solo del sector sino del país.

La Seguridad Digital es la situación de normalidad y de tranquilidad en el entorno digital (ciberespacio), derivada de la realización de los fines esenciales del Estado mediante la gestión del riesgo de seguridad digital; la implementación efectiva de medidas de ciberseguridad y el uso efectivo de las capacidades de ciberdefensa; que demanda la voluntad social y política de las múltiples partes interesadas y de los ciudadanos del país.

En 2016, el gobierno de Colombia aprobó el Documento CONPES 3854, que sustenta una nueva Política de Seguridad Digital, hoja de ruta para que el Gobierno, las organizaciones públicas y privadas, la fuerza pública, la academia y los ciudadanos en general, cuenten con un entorno digital confiable y seguro.

Con esta nueva política se establece un marco institucional claro en torno a la seguridad digital. Se trabaja en la creación de las máximas instancias de coordinación y orientación superior en torno a la seguridad digital en el gobierno, y en el establecimiento de figuras de enlace sectorial en todas las entidades de la rama ejecutiva a nivel nacional.

También se prevén las condiciones para que Estado, academia, empresas y ciudadanos gestionen el riesgo de seguridad digital en sus actividades socioeconómicas y se genere confianza en el uso del entorno digital, mediante mecanismos de participación activa y permanente, la adecuación del marco legal y regulatorio de la materia y la capacitación para comportamientos responsables en el entorno digital.

Además se busca fortalecer la defensa y seguridad nacional en el entorno digital, a nivel nacional y trasnacional, con un enfoque de gestión de riesgos.

Se espera que la adopción de estas medidas tengan un impacto positivo en la economía de Colombia, generando a 2020 más de 307.000 empleos y un crecimiento aproximado de 0,1% en la tasa promedio de variación anual del Producto Interno Bruto (PIB), sin que se generen presiones inflacionarias.

El Tanque de Pensamiento en TIC analiza este escenario, a partir de experiencias de otros países que han desarrollado políticas públicas en materia de seguridad digital, para hacer propuestas de política pública en este sentido, a partir de los lineamientos entregados por el Documento CONPES 3854.

Existe una relación directa entre el nivel de formación del talento humano con el perfil de la fuerza de trabajo en cualquier sector; sin embargo, el tipo de trabajadores que laboran en el sector TIC deben ser altamente intensivos en conocimiento, lo que se convierte en un factor crítico de éxito para la competitividad de este renglón de la economía.

El nivel de competitividad depende entonces del nivel de sofisticación de su aparato productivo. En este contexto, las empresas colombianas presentan bajas capacidades para el uso de conocimiento y la tecnología existentes para innovación.

El Tanque de Pensamiento en TIC, por medio de sus nodos regionales, ha elaborado un diagnóstico detallado sobre las principales necesidades del sector productivo del país en cuanto a talento humano, y cómo se deben priorizar para que comiencen a impactar de manera positiva en la competitividad nacional. Esta información base se convierte en un insumo fundamental para hacer propuestas de política pública en esta línea temática.

La Cuarta Revolución Industrial, también conocida como Industria 4.0 es la tendencia actual de automatización y el intercambio de datos dentro de las tecnologías de manufactura. Incluye sistemas ciberfísicos, el Internet de las cosas y la computación en la nube.

Crea lo que se conoce como “fábricas inteligentes”. Dentro de la estructura modular de una fábrica inteligente, los sistemas ciberfísicos controlan los procesos físicos, crean una copia virtual del mundo físico y toman decisiones descentralizadas. En el Internet de las cosas OIT, los sistemas ciberfísicos se comunican y cooperan entre sí, al mismo tiempo que lo hacen con los humanos en tiempo real y vía Internet. 

Para Colombia, enfrentar la Cuarta Revolución Industrial representa un reto de grandes proporciones, pues el Estado y la industria deben prepararse para que su impacto no afecte la competitividad ni la empleabilidad del sector TIC del país.

El Tanque de Pensamiento en TIC adelanta estudios de vigilancia tecnológica en países como Chile, España, Estados Unidos e Israel, países escogidos según el Índice NRI (Networked Readiness Index, del Foro Económico Mundial), para establecer entre otros aspectos, cómo el país debe adaptarse a la Cuarta Revolución Industrial. Los criterios para definir la viabilidad del modelo son: tipo de economía, régimen político, nivel de desarrollo, nivel de adopción de tecnología (NRI), modelo basado en evidencias, viabilidad y pertinencia.

La economía colaborativa es un sistema económico en el que se comparten e intercambian bienes y servicios, con la interacción de uno o más sujetos, y cuyo acceso puede ser de relevancia sin ser necesaria la propiedad de los mismos. Este tipo de economía emergente funciona bajo tres modelos de de regulación y normatividad:

  • Regulación obligatoria del Estado: se obliga a las plataformas a entregar datos operativos reales a los gobiernos locales y nacionales, quienes usarán los datos para regular o generar normatividad.
  • Organizaciones de autorregulación: asociaciones de terceros, que construyan credibilidad, aplicación y legitimidad, como socios de la regulación. Son llamados a ayudar a crear soluciones de autorregulación social difíciles de abordar por la intervención gubernamental directa y centralizada.
  • Delegación de funciones en las plataformas: las mismas plataformas surten servicios de intermediación para el Estado y aplican técnicas de aprendizaje automático en sus datos para detectar patrones y/o integrar algunas nociones de responsabilidad social.

El Tanque de Pensamiento en TIC, por medio de sus nodos regionales, ha construido con nuestra red de expertos su visión sobre los retos y prioridades que deben tener el Estado en materia de regulación, el sector productivo en cuanto a relación proveedores – clientes al usar estas plataformas colaborativas y cuáles retos debe superar el sector TIC en conjunto para generar y articular un ecosistema competitivo en materia de economía digital.